Secciones


Últimas reseñas

jueves, 7 de noviembre de 2013

Yo reflexiono: Bloggers y su relación de Amor/Odio con El cartero

¡Hola a todos! ¿Qué tal va la semana? Hoy vengo con un nuevo tema sobre el que reflexionar en el blog, bueno esta vez más que reflexionar es saber un poco vuestras experiencias y saber así si os desesperáis tanto como yo. Como veis en el título esta vez vengo a hablar de la relación extraña entre los bloggers y su cartero y todas las anécdotas que nos pasan con ellos.
 
Todos los que estamos por aquí, quién más y quién menos alguna vez ha recibido por correo algún libro, ya sean envíos editoriales, pedidos por internet o libros ganados en concursitos. En estos casos, cuando sabes que un libro está por llegar a casa estás, como no puede ser de otro modo, pendiente del cartero.

En ocasiones, las menos, los libros te llegan certificados o por empresas de mensajería donde tú mismo puedes poner  hora de entrega. Pero estos casos son pocos y generalmente tienes que estar pendiente del cartero y de paquetes que generalmente no entran en el buzón. ¿Por qué no harán buzones tamaño libro? Que poco piensan en los bloggers v.v

Ahora es, cuando tienes que estar pendiente del cartero cuando empiezan las anécdotas. A mi casa generalmente vienen dos carteros, uno que llega puntual a las 10 de la mañana y que siempre me hace de despertador cuando trae libros y otra, una mujer que viene cuando realmente le da la gana.

Con el hombre me llevo estupendamente, ya casi somos  amiguetes de las veces que nos vemos. Además es fácil pillarle porque generalmente estoy en casa cuando viene. Lo malo es que a esa hora generalmente estoy en pijama y cuando suena el timbre es de lo más gracioso.

“Timbrazo” pero no un timbrazo pequeñito no, de esos en los que dejas el dedo pegado. Ahí ya sé quién es,
sé que es el cartero porque nadie llama como él por lo que al escucharlo salto despedida de la cama, me como algún mueble y llego al telefonillo. Ahí evidentemente se confirman mis sospechas cuando el cartero te dice eso de “Tengo una carta para usted que no entra en el buzón, baje a recogerla por favor”. El pobre hombre sigue insistiendo en eso de carta, algún día me dirá “Tía pesada aquí tienes otro libraco, baja a por él”. Pero aún no ha llegado el caso.

La cuestión es que cuando sabes que el cartero tiene abajo tu libro empiezas a dar saltitos y entonces es cuando te miras al espejo. ¡Mierda! Con el pijama de Winnie de Pooh y estos pelos no puedo salir de casa. Así que te cambias rápidamente e intentas no mirarte al espejo al salir de casa porque los pelos no se arreglan tan rápido. Y ahí está el cartero esperando para darte el libro y los buenos días. ¡Qué buena forma de empezar el día!

Pero como el título bien dice, en esta relación con el cartero no es todo amor, también odio, y ahí entra en juego la segunda cartera, la que viene cuando le apetece y a la que nunca logras pillar. ¿No odiáis cuando estáis esperando un paquete durante días y justo e único día que se te ocurre bajar a por el pan te encuentras a la vuelta con el papelito de que te toca ir a correos a por el paquete? YO SI.

Eso mismo me pasó hace muy poquito. Estaba esperando esa semana que me llegasen dos paquetes diferentes, y por eso intentaba estar en casa a la hora que llegaba el cartero. Pero ese día mi amigo no trabajaba y tenía turno la cartera diabólica. Esperé y esperé a que llegase, pero tenía cosas que hacer y aunque aguante hasta tarde no llegaban. Me dispongo a salir de casa y justo cuando estoy llegando a la parada del bus veo de lejos a LA CARTERA. Maldigo por todo lo alto como una loca y a pesar de que eso supondría perder el bus decido ir a la caza de la susodicha señora. Aguardo a la puerta del portal donde estaba repartiendo el correo en plan acosadora y espero a que salga. Al verme, la señora pone cara de susto (Ya sabe quién soy) y se me acerca. Le pregunto si por casualidad hay paquetes para mi dirección y me dice que sí. Biennnnn he logrado pillara a tiempo y ahorrarme un paseo a correos. Pero entonces aquí mi “amiga” me dice que los hay, pero que les ha dejado en el camión para repartirlos más tarde. Ploff.

Una hora  más tarde cuando llego a casa están los dos papelitos para ir a recoger los paquetes a correos. Y
lo peor de esto que tienes que esperar al día siguiente para ir a por ellos. Es horrible saber que libros que estás deseando leer están secuestrados en una oficina de correos. Pobres.

Como estas he tenido mil y una anécdotas con los carteros desde que soy blogger y seguro que tendré muchas más. Pero ahora quiero saber vuestra experiencia con ellos.

¿Alguna vez habéis perseguido al cartero por la calle en busca de vuestros libros? ¿Os fastidia tanto como a mí tener que ir a por ellos hasta correos después de esperarlos durante días? ¿Os han desaparecido los paquetes mágicamente?

¡A comentar!

Besitos anecdóticos ^^

31 comentarios:

  1. Jajajaj yo, por desgracia nunca estoy en casa por las mañanas así que los coge mi madre, y por suerte aún no he tenido que ir a recoger ninguno a correos. Por pura potra la verdad, porque rara vez está mi madre en casa por las mañanas. En fin, hace mucha ilusión, y por suerte tengo un cartero encantador que en cuanto pilla el momento se pone a cascar y se enrolla como las persianas.

    Besootes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte de ahorrarte paseos a correos, a mi me toca siempre andar pendiente porque no hay nadie más en casa a esas horas xD

      Eliminar
  2. Qué razón tienes por dios. A mí me da un coraje increíble cuando tengo que ir a por los libros a la oficina, pero por suerte eso solo ha pasado una vez porque, como tú, tengo dos carteros.

    El bueno es majísimo y me sube los libros a mi piso y se queda conmigo para saber qué libro es y siempre suelta algún comentario tipo "¡este me lo dejas!" o "qué gordo es ese, ¿te lo vas a leer?". Y cuando no estoy en casa le deja el libro a cualquier vecino para que pueda dármelo. Es un solazo la verdad.

    Ahora, el otro, es tooooodo lo contrario. Jamás le he visto la cara ¿por qué? Por que me llama para que baje a por el libro, esto no me molesta, lo que me molesta es que deja el libro encima de un poyete de una maceta del portal, sin vigilarlo y sin esperar a que baje a recogerlo, lo deja ahí a vista de todos y que cualquiera pueda cogerlo antes de que yo baje y largarse con él. Como lo pille le echo la bronca vaya.

    Siempre hay uno bueno y uno malo xD
    Una entrada muy interesante, me ha gustado mucho :P

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los carteros es como los gemelos, siempre hay uno bueno y uno malo jaja yo a la mala también le he tenido que echar alguna bronca v.v

      Eliminar
  3. Jajajajajajaja Dios!! me pasa lo mismo! gracias a Dios mi cartera es súper simpática y espera a que pille el telefonillo porque sabe que estoy por la mañana en casa (la pobre sube a un último piso cargadita de un paquete y aún así me saluda con una sonrisa) mi perro salta de alegría a saludarla cada vez que viene pero gracias a dios no me ha pasado nada raro.. pero la escena de salir corriendo de la cama con el pijama y tal si me ha pasado jajajaja

    PD: ir a correos da mucha rabia >.<

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esq las carreras en pijama para contestar a la puerta son míticas jaja Que suerte con tu cartera ;D

      Eliminar
  4. Ayyy lo del pijama!! jajajajajaj creo que voy a batir el record de cambio de ropa gracias a él! jijijiji
    A mi lo mas gracioso que me pasó es que hace poco que me he mudado y cuando aún estaba en el piso viejo decidí esa mañana bajar al nuevo porque estaba esperando un libro ya con esa dirección, y lo recogí allí. El cartero muy simpatico y todo me dijo que bajara, que el paquete (a mi no me dice carta ajajaj) no cabía, lo recojo y todo muy bien. Vale, me voy para la otra casa, que está casi al lado, subo en un par de minutos y de ahí a 15 mins o así suena el timbre y veo que es el cartero y me dice, por favor, tengo un paquete que no cabe en el buzón, si puede baje. Vale, yo con una risita bajo, porque yo vi que era el mismo cartero, y cuando llego me mira a mi, mira el paquete, mira a la puerta y me vuelve a mirar a mi y le digo: No, no estás confundido, soy la misma jajajajaja. Tenía cara en plan dejavú, pero es muy majete y ahora viene siempre entre las 12 y las 13, así que no me despierta como antes! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja pobre cartero tenía que estar medio loco, normal que después nos miren raro xD

      Eliminar
  5. ¡Hola! Pues como dices, ojalá hicieran buzones tamaño libro. Yo antes tenía un cartero bastante antipático, vivo en una casa y tiene un cierre, de modo que los perros no pueden salir, pero claro, de toda la vida los perros odian al cartero y los míos no son menos, eso le molestaba bastante, aunque como digo, no pueden salir y el buzón está fuera. Sin embargo, muchas veces, cuando traía un paquete, pasaba de llamar y dejaba el papelito, así que siempre tenía que ir a buscar el paquete a correos.

    Ahora viene una mujer, a la que nunca he visto y que una vez me dejó el libro medio metido en el buzón, porque no entraba, pero ¿qué pasa si llueve? Se mojaría el paquete y se estropearía, espero que no lo haga más veces, pero vamos, que son poco considerados y he tenido bastantes problemas, sobre todo con el cartero de antes, porque ya no solo con los paquetes, sino que dejaba nuestras cartas en casa de los demás, porque al tener el mismo apellido, el señor se pensaba que estaba solucionado. En fin, como dices, siempre hay anécdotas y cosas que contar, ya que el sistema de correos está muy lejos de ser perfecto.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya tú no tienes cartero bueno y cartero malo, tienes cartero malo y cartero peor =S Y luego que nos quejamos cuando les vemos...

      Eliminar
  6. Pues yo últimamente casi cada semana tengo que ir a correos, porque ne mi casa no hay nadie hasta la noche y claro, ahí están los papelitos... incluso de empresas de mensajería, que tengo que ir a buscarlos yo. Lo que hago es ir guardando los de la semana y ir un día a buscarlos todos de golpe.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Mi relacion es mas bien de odio, pero no contra el cartero que el hombre es simpatico (Amigo de la familia ejem ejem jajaja). Me sube las cosas a casa, si no hay nadie lo vuelve a traer al dia siguiente para no dejarme el papelito...

    Mi odio es hacia Correos, la empresa en si. Ya he perdido la cuenta de los paquetes que me han perdido (Quiero ser buena y pensar que son torpes y los pierden, no que hay alguien con la mano muy larga) y como son envios ordinarios no se puede reclamar. Asi que aqui me quedo, con cara de panfila esperando paquetes que no llegan. Libros, peliculas, cartas de amigas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me han perdido algunos pero ya no se si es cualpa de correos o de la cartera que antes hacía lo que le daba la gana. Después de la última advertencia va con más cuidado al dejarles v.v

      Eliminar
  8. ¡Completamente de acuerdo!
    Odio cuando no estoy en casa (es decir, casi siempre) y tengo que pasarme luego por Correos porque el cartero llegó y no tenía dónde corcio dejar el paquete u.u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un fastidio, pero mejor que te dejen el papel que no el libro tirado por cualquier lado v.v

      Eliminar
  9. jajajaja Como te comprendo.
    Yo también soy amiga de mi cartero. Cuando coincidimos y ninguno tenemos prisa nos ponemos a charlar y a quejarnos de lo mal que funciona Correos. Mi madre también se está haciendo amiga de él porque muchas veces yo no estoy en casa y es ella quien abre la puerta.
    Mi novio está ojo avizor porque dice que el cartero quiere ligar conmigo, aunque en realidad me trata como a una hermanita pequeña. Será que le recuerdo a alguien jejeje

    Luego están los "otros" carteros, los que pasan de dejarme el libro en el rellano de mi casa (vivo en un chalet) y me lo dejan tirando en la puerta de la calle. ¿Tanto os cuesta dar dos pasos más?
    Respecto al papelito, creo que sólo he tenido que ir una vez. Esto es porque los carteros prefieren dejarme el libro (aunque sea en el suelo) antes que rellenar el papel. Para mí es mejor porque no me cuesta ir a la oficina de Correos que está 5 minutos de mi casa.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja pobre novio, con tantas visitas del cartero no me extraña jaja. Puff de los carteros sumplentes no he querido hablar pero esos si que son para darles de comer a parte...

      Eliminar
  10. Yo tengo una cartera maravillosa, de verdad la adoro porque siempre llama a mi timbre y para a mi madre por la calle si tiene algo para nosotros pero... pilla muchísimas bajas y entonces empieza el sufrimiento.
    A ver, lo primero que voy a decir es que, cuando me llama al timbre el cartero y dice que tiene algo para mí, bajó ahí en chanclas, en pijama y hasta he llegado a bajar en camisón y con calcetines hasta la rodilla. No me fío porque no cabe en el buzón, me avisan, pero me lo dejan en cualquier parte. Desde luego, la mitad de mis vecinos deben conocer mis zapatillas rosas y mi pijama xD.
    La verdad es que yo prefiero que me dejen el papel amarillo y tener que ir al día siguiente a buscar el libro - y eso que la oficina de correos que me corresponde está a más de media hora andando - a que me lo dejen asomando en el buzón.
    Otra cosa es mi vigilancia de la cartera. Como me sé el recorrido que hace, cada poco miro a ver si la veo, para saber más o menos a que hora llegará a mi casa. Si está la mía, todo perfecto, porque sé que va a llamar a mi timbre, pero como sea sustituto, bajo un par de veces por la mañana para mirar el buzón.
    Y luego están los libros que no llegan con Correos y no sé con que demonios llegan. Esos me los dejan siempre en sitios loquísimos: una vez en la mitad de la escalera, otra vez sobre los buzones y una vez en el suelo. Tengo que decir que siempre son de la misma editorial y muchas veces desaparecen y tengo que pedirlos de nuevo.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también prefiero que dejen el papel a que los dejen por cualquier lado, pero oyes, cuando si que estás en casa al menos que se molesten en llamar y te esperen a que bajes, que no cuesta tanto v.v

      Eliminar
  11. Pues por suerte la oficina no me pilla lejos...pero si reconozco que soy muy impaciente. Lo que peor llevaba era en verano con la dse sustitución que siempre me dejaba el papelito aunque estuviera en casa (por no llamar al timbre y decirme que bajara) y finalmente me tuve que queejar porque me hacía mucho la puñeta.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normal, pero eso ya es por fastidiar, porque para ellos es más rápido llamar que escribir el papel digo yo...

      Eliminar
  12. ¡Una entrada genial! jajaja hemos vivido casi de todo, lo de ir a correos y pasar media mañana, que no estemos en casa y el portero nos lo recoja y nos mire con cara rara ¬¬ porque recibimos demasiados paquetes misteriosos, etc... esta bien poder compartir estas experiencias con otros bloggers XD

    Un besazo!! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja exacto, creo que a todos nos ha pasado alguna vez algo de esto, está bien saber que no estamos solos en nuestro sufrimiento xD

      Eliminar
  13. la verdad es que la cartera que reparte en mi bloque es un cielo!!! ella misma sube a mi casa a traerme el paquete... eso sí todavía no ha aprendido cual es el boton del timbe y cual el de la luz, por lo que siempre toca en el de la luz y despues pega a la puerta ajaajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja que graciosa, pero al menos se preocupa, que suerte tienes ;D

      Eliminar
  14. Mi cartero también me conoce ya! Aunque este ya de hace años, cuando empecé escribiéndome con gente de todo el mundo. Ahí ya me tenía fichada! Ahora son libros. No hay semana que no tenga algún paquete!
    Como alguna vez ha desaparecido algún sobre que cabía en el buzón pero sobresalía ahora ya me pica siempre, y si no hay nadie en casa lo deja en la tienda de al lado que me conoce de toda la vida! XD
    Es desesperante esperar un paquete y ver que no llega. Con la ilusión que hace recibirlo y abrirlo! Lo malo es que siempre quieres más y es como una droga! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sip esto es totalmente adictivo, creo que a mi cartero le doy hasta miedo de la cara de loca posesa que tengo cuando bajo corriendo a por mis libros jaja

      Eliminar
  15. Ahhhhhhh!! Tienes toda la razóoooooooooon jajajaj
    Lo mejor lo del pijama, sí señor. A mi mi cartera, que es un amor de mujer, incluso sube la mayoría de las veces (vivo en un sexto) y me lo da en la puerta de casa, es un encanto, de verdad. La veo a veces comprando y me pregunta qué tal la vida jajajaj

    Muaksssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte de cartera que tienes!! Yo la verdad es que me conformo con que me avisen y no me les dejen por ahí tirados xD

      Eliminar
  16. Yo antes no tenia ninguna queja con los carteros, siempre me los subían ha casa me llegaban rápido y bien pero ahora los han cambiado y me vienen cada dos semanas, me dejan avisos en correos (como hoy) y sino los meten a presión en el buzón y si tengo suerte solo se me joden, sino los vecinos me los quitan T.T, por quitarme hay veces que hasta me quitan los avisos de correos xD.
    Con quien si tengo más queja es con los repartidores, que sino no estoy en casa se lo dejan sin avisar ni nada a los vecinos y ya puedo dar por perdido el paquete porque se lo quedan.
    En fin...

    Un beso y muy buena reflexión ^^

    ResponderEliminar

Todo blog se hace grande gracias a los comentarios, por eso os animo a todos a dar vuestra opinión, estaré encantada de leer todos vuestros comentarios.
Pero recordar que cuando deis vuestra opinión, sea siempre con respeto y sin ofender a los demás. Cualquier comentario ofensivo desaparecerá rápidamente.
Tampoco se permitirán el spam ni los enlaces, si quieres que visite tu blog, contacta conmigo a través del email.
Ahora si ¡a comentar!